El ecodiseño supone introducir la variable ambiental en el diseño de los productos y servicios, con el objetivo de ofrecer en el mercado productos de calidad pero también respetuosos con el medio ambiente. La Norma ISO 14006 supone una herramienta clave conseguirlo, ya que convierte el ecodiseño en la dinámica habitual de trabajo en las empresas.

Además de minimizar el impacto ambiental de los productos y servicios diseñados, la introducción de un pensamiento “ecoinnovador” en la empresa permite a su vez reducir costes (reduciendo consumos y/o optimizando recursos), ganar en competitividad (diferenciándose de la competencia o con la oportunidad de acceder a nuevo mercados) y ayudar a cumplir con la legislación ambiental de producto, que es cada vez más exigente