Desarrollamos productos y servicios más sostenibles mediante el uso de técnicas ecodiseño y/o ecoinnovación para la diferenciación empresarial.

Al incorporar este sistema de gestión ambiental se minimizar el impacto ambiental de los productos y servicios diseñados, desde la fase de producción hasta que finaliza su uso. Se trata, por tanto, de una herramienta para ecoinnovar y comunicar el compromiso ambiental de cada organización en los productos que diseñan y fabrican. Un sistema de gestión de ecodiseño facilita la integración de la variable ambiental en el diseño de productos.

Además, la aplicación de la norma permite dar cumplimiento a las nuevas exigencias legislativas: compra pública verde y directiva europea de diseño ecológico para productos relacionados con la energía.

Realizamos asistencias técnicas de Service Ecodesign y gestión ambiental, así como prototipado de productos y servicios y modelos de negocio enfocados a la sostenibilidad incorporándonos al equipo de diseño de la empresa o formando el equipo necesario para llevar a cabo el proyecto y finalizarlo con éxito.

Ayudamos a diseñar e implantar medidas correctoras o compensatorias en nuevas infraestructuras, diseñando soluciones innovadoras adaptadas al lugar y las especies concretas para minimizar o compensar los impactos ambientales negativos causados por las obras o la instalación de nuevas infraestructuras en el medio natural.

Así se estudiará la implementación de pasos de fauna, señalización especial o barreras permeables en uno o en dos sentidos que eviten la accidentalidad o las molestias que estos proyectos producen a las especies silvestres.

El ecodiseño supone introducir la variable ambiental en el diseño de los productos y servicios, con el objetivo de ofrecer en el mercado productos de calidad pero también respetuosos con el medio ambiente. La Norma ISO 14006 supone una herramienta clave conseguirlo, ya que convierte el ecodiseño en la dinámica habitual de trabajo en las empresas.

Además de minimizar el impacto ambiental de los productos y servicios diseñados, la introducción de un pensamiento «ecoinnovador» en la empresa permite a su vez reducir costes (reduciendo consumos y/o optimizando recursos), ganar en competitividad (diferenciándose de la competencia o con la oportunidad de acceder a nuevo mercados) y ayudar a cumplir con la legislación ambiental de producto, que es cada vez más exigente